“Ochenta y seis mil cuatrocientos”